Los Ayuntamientos dieron licencias para más de 75.000 viviendas, la mayor cifra en en siete años.




Los Ayuntamientos españoles dieron el año pasado permisos para la construcción de 75.051 viviendas, según los datos difundidos este jueves por el Ministerio de Fomento. La cifra es un 19% más alta que la de 2017 y en términos absolutos es la mayor desde 2011, cuando se concedieron licencias para 75.894 nuevas casas. Pese a ello, queda muy alejada de los años de burbuja, cuando se llegó a casi 735.000 viviendas anuales (2006). Los promotores consideran que la cifra de 2018 es insuficiente y piden agilizar los trámites para dinamizar la actividad.


Desde 2013, cuando los permisos municipales para nuevas viviendas tocaron suelo (31.213), España encadena cinco años seguidos de crecimientos anuales. El del año pasado (19%) es el segundo más alto del lustro por detrás del de 2016, cuando se produjo el gran salto con un avance del 58,6%. En las cifras de 2018 hay que tener en cuenta que faltan viviendas por contabilizar. Por el método con que se elabora la estadística, hasta nueve comunidades no han transmitido todavía todos los datos. La más rezagada en ese sentido es Extremadura, en cuyo cómputo faltan ocho meses de 2018.


Entre las comunidades más pobladas, solo Cataluña presenta datos parciales. Aún así, a falta de incorporar los permisos del último trimestre del año, se suman ya un 4,4% más de viviendas que en 2017, hasta 11.818 en total. Andalucía, encabeza la lista con 19.314 viviendas de obra nueva y un crecimiento anual del 56,2%. Madrid ocupa el segundo puesto (15.837 viviendas, un 13% más), seguida de Cataluña (a falta de sumarle tres meses) y la Comunidad Valenciana (8.873 viviendas, un 34,7% más).


En porcentaje, destacan los crecimientos de Galicia (63,4%) y de Cantabria, que aunque todavía no suma los datos de un mes ya supera los números de 2017 en un 70,4%. Todas las que presentan descensos forman parte de los territorios con datos incompletos salvo Castilla y León, donde entre enero y diciembre de 2018 se dieron permisos para un 32,6% menos de viviendas que en los doce meses previos.


22.130 unifamiliares nuevos

En la tipología de vivienda, la estadística precisa que los permisos fueron para 52.921 pisos en bloques plurifamiliares y 22.130 para casas unifamiliares. Además, contando otras tipologías y las obras de rehabilitación, las licencias municipales de obra alcanzaron el año pasado las 78.160 viviendas. La importancia de la rehabilitación, que gana peso poco a poco en el mercado ante las carencias de suelo, hace que esa cifra supere incluso levemente a la de 2011.Trasladadas las cifras al número de edificios, supone que se dieron permisos para 25.750 nuevas edificaciones residenciales.


Como la estadística se basa en el cuestionario que las empresas deben cumplimentar al solicitar al ayuntamiento el permiso de obras, también se sabe que la construcción de todas esas viviendas llevó aparejada la creación de 98.277 nuevas plazas de garaje. En cuanto a la superficie, las nuevas casas superan conjuntamente los 15 millones de metros cuadrados, de nuevo la mayor cifra de los últimos siete años. Trasladado a suelo urbano, supone que se construyó sobre 4,2 millones de metros cuadrados de terreno.


Aunque positivas, las cifras no acaban de contentar a los promotores. “Pensamos que es un dato bueno que permite seguir avanzando al sector. Sin embargo, sigue todavía muy lejos de las necesidades de vivienda nueva en España y, evidentemente, muy por debajo de las cifras del boom inmobiliario”, valora Daniel Cuervo, secretario general de la Asociación de Promotores y Constructores Españoles (APCE).


El directivo de la patronal insiste en una de las reivindicaciones del sector: “Al margen del crecimiento de licencias es de imperiosa necesidad poner en marcha medidas que agilicen los plazos de concesión de las mismas”. En territorios como Madrid (Cuervo también es director gerente de la patronal regional ASPRIMA), algunos permisos se demoran hasta 16 meses y “superan al propio periodo de ejecución y construcción”.


Moderación en 2019

Pero otra estadística difundida este jueves por Fomento enfría esas expectativas. El análisis de los visados de obra nueva en base a las solicitudes de los colegios de arquitectos técnicos de toda España apunta a una ralentización de la actividad en el primer trimestre del año. En concreto, según esa fuente (que difiere de los permisos municipales porque refleja actos administrativos distintos en el proceso de construcción), el pasado marzo se pidieron permisos para edificar 9.405 viviendas nuevas. Eso es un 11,2% más que en el mismo periodo de 2017.

Así, marzo fue el segundo mes consecutivo con una evolución por debajo del 15%, algo que no sucedía desde principios de 2017. Se da la circunstancia además de que el año pasado la Semana Santa cayó en el tercer mes del año, lo que debería haber animado el porcentaje conocido este jueves y previsiblemente tirará a la baja del dato de abril (el mes en que han caído este año las vacaciones). Para encontrar tres meses consecutivos con porcentajes de crecimiento inferiores al 15% hay que remontarse a 2014, cuando el sector vivía una situación muy diferente.


Ante los indicadores que apuntan a cierta moderación de la actividad, los promotores recuerdan su fórmula para animar la concesión de licencias. Esta pasa, según Cuervo, por “la modernización y digitalización de las Administraciones Públicas” para agilizar los trámites y “situar a España a la altura de sus homólogos europeos”.


Fuente: ElPais