La incorporación de los drones en el sector inmobiliario.




De la agricultura a la logística, pasando por la sanidad y la defensa. El uso de los drones es ya una realidad en varios sectores económicos de nuestro país. Ello se debe a la multitud de ventajas que estos aparatos ofrecen, entre las que destacan sus dimensiones reducidas y la facilidad con la que pueden ser utilizados, la baja inversión que requieren y la autonomía con la que funcionan. Unos beneficios que no han pasado inadvertidos para constructores, promotores y tasadores. El empleo de drones en el sector inmobiliario es ya una realidad.


Los drones en el sector inmobiliario son concebidos como una herramienta comercial de marketing muy apreciada


El uso de drones presenta una incidencia cada vez mayor entre las promotoras y constructorasque operan en nuestro país, las cuales comienzan a incorporarlos como una herramienta comercial y de marketing más. Esta decisión se fundamenta, explica Javier Sánchez, director de Innovación y Marketing de Aedas Homes, “porque a todos nos gusta disfrutar de una visión a vista de pájaro que ponga en contexto el lugar que nos interesa, desde todos los ángulos y ofreciendo datos de lo que le rodea, y eso lo facilitan los drones”. Tal perspectiva, en su opinión, potencia la experiencia del cliente, ya que permite “actualizar de manera regular la información relativa al avance de las obras de su casa”. “Los drones son transparentes y generan confianza al comprador”, apunta este experto.


De la misma opinión se muestra Cristina Amiano, responsable del departamento comercial de Grupo Eibar, organización que reconoce el cambio experimentado por el sector como consecuencia de la crisis, lo que les ha obligado a “emprender nuevas estrategias comerciales”. Dentro de las mismas, señala, los drones ocupan una posición cada vez más relevante, pues funcionan como elementos que ayudan a generar ventas. Para ello, estos instrumentos son utilizados durante todo el proceso de la construcción, “permitiendo que el cliente conozca el desarrollo exacto de los trabajos y de los avances que se van produciendo de manera remota”, apunta.


El marketing promocional de las viviendas una vez acabadas es otra de las aplicaciones que estas compañías llevan a cabo con los drones en la actualidad. Asimismo, estos son utilizados como elemento para fomentar la comunicación corporativa de tales organizaciones, ya que como aseguran desde Aedas Homes, “es algo que también explotamos, pues no me imagino un vídeo que cuente qué es esta compañía sin incorporar en él una vista aérea hecha con drones de las promociones que hacemos”.


Además de dar información al cliente, los drones son de gran ayuda durante la Inspección Técnica de Edificios


Para Danosa, el uso de los drones todavía es incipiente en el sector inmobiliario y de la construcción. Sin embargo, su portavoz, Carlos Castro, señala que estos componentes están “empezando a evolucionar de manera general” como ayuda en las inspecciones técnicas de edificios que se llevan a cabo en España.


En concreto, la incorporación de los drones a esta actividad se materializa a través de dos variantes. De un lado, Castro reitera que se trata de componentes que visualizan “en vivo y en streaming” el inmueble en su totalidad, lo que permite a los responsables del análisis llevar a cabo más rápidamente “la resolución de problemas”. De otro, desde Danosa hacen hincapié en que los drones facilitan la grabación de las cubiertas al detalle, “para su consulta por departamentos técnicos” durante las distintas fases del examen de la obra.


Reutilización de las cubiertas de grandes espacios logísticos y comerciales como plataformas de aterrizaje y despegue de drones


En paralelo, para Danosa otra funcionalidad de los drones “también general y a largo plazo”, tiene que ver con la reutilización de inmuebles, especialmente los provenientes del sector de la logística y con fines comerciales. En este sentido, Castro subraya que la misión futura de los drones consistirá en fomentar la rentabilidad que se derive del uso de grandes cubiertas, “de manera que a su tradicional función se sumen otras tan eficientes como el aterrizaje y el despegue de drones”.


Al respecto, desde esta compañía vaticinan que las grandes cubiertas, “ahora desaprovechadas”, podrán dejar de ser simples techos para pasar a convertirse en plataformas de aterrizaje y despegue de drones, “creando así una oportunidad de negocio para distintas empresas del sector”. De hecho, asevera el portavoz de Danosa, son cada vez más las compañías que “ya se están planteando la implementación de esta estrategia para entregar por aire” sus productos, lo que a su juicio “multiplicaría la rentabilidad de la nueva utilización de espacios ahora en desuso”.


Los drones multiplican la eficiencia en las valoraciones de inmuebles y terrenos gracias a la perspectiva aérea


Movidas por el aumento de la eficiencia en las valoraciones de inmuebles y terrenos, las compañías tasadoras que trabajan en España también han incorporado el uso de los drones a su actividad. Una de las pioneras en hacer suya esta herramienta es Tinsa, desde donde declaran que la decisión de aplicar este tipo de tecnología a su trabajo tiene como objetivo “conseguir informes más justificados en plazos más cortos sin coste adicional para el cliente”. En esta línea, José María Arroyo Marín, ingeniero y tasador de la compañía, defiende que los drones pueden acortar el plazo de visita a las fincas de grandes superficies, lo que supone un importante ahorro de costes, además de aportar información ”que no podemos percibir desde el suelo”. Todo ello, confirma, facilita “afinar” más en el precio de la valoración final que se realice, sobre todo “en fincas de grandes superficies y de difícil acceso”.


En concreto, este experto constata que los drones proporcionan una perspectiva visual de las distintas edificaciones, lo que les permite “realizar planos y mediciones mucho más rápido desde el aire que desde el suelo”, además de observar las cubiertas y los posibles deterioros que presente el inmueble. Asimismo, argumenta que los drones facilitan el acceso a zonas de las fincas “a las que por tierra es imposible acceder”, además de ser útiles para conocer el estado de los cultivos. “En alguna ocasión hemos detectado cultivos con zonas en mal estado gracias a una foto aérea, imagen que es imposible observar desde el suelo”, agrega.


Dada la normativa actual, el uso de los drones en el ámbito de la valoración de inmuebles solo puede aplicarse en fincas rústicas que carecen de condicionantes, como estar afectadas por la proximidad a aeropuertos, zonas militares, parques naturales o aeródromos. Desde Tinsa también hacen hincapié en la profesionalización que necesita la puesta en marcha de esta herramienta en el sector inmobiliario, ya que a pesar de que su inversión inicial sea baja, los drones requieren mantenimiento y cambio de baterías. Por último, Arroyo Marín pone de manifiesto que para beneficiarse de sus ventajas, los responsables del dron deben contar con un carnet, “que requiere aprobar un curso teórico y práctico en una academia homologada”, además de un certificado médico, seguro y estar registrado oficialmente como operador.


Fuente: Pisos.com