LA EXCLUSIVIDAD Y EL NOVIO EGOÍSTA.




Donato adoraba a Adelaida; desde que ella llegó a su oficina en la empresa para la que ambos trabajaban, gran parte de sus pensamientos eran para ella.

Con el devenir profesional diario, poco a poco fueron entablando conversación y conociéndose; y una mañana de una incipiente primavera, al finalizar la jornada, Donato dio el paso: invitó a Adelaida a cenar.

Escogió un lugar maravilloso, romántico donde los haya; decoró la mesa elegida para la cena con flores exóticas de colores caleidoscópicos; y contrató un violinista que, a su llegada, daría la bienvenida a Adelaida con el Canon de Pachelbel.

Tras la fantástica cena, de platos escogidos con un gusto exquisito por Donato, este le abrió su corazón:

“Adelaida, estoy absolutamente enamorado de ti y me gustaría que fuésemos pareja. Te prometo amarte intensamente y FORMAR un vínculo imperecedero; darte todas las HERRAMIENTAS de felicidad que albergo en mi corazón; y TUTELAR nuestro amor día tras día”.

Adelaida únicamente le preguntó: “¿Y me serás fiel? ¿Todo eso será EXCLUSIVAMENTE para mí?

Donato respondió: “No cariño; suelo salir todos los fines de semana y algunos jueves con los amigos; y, con un corazón tan grande y con tanta CLIENTELA, ¿por qué amarte sólo en EXCLUSIVA a ti cuando hay muchas otras mujeres en tu misma ciudad?

Adelaida, muy contrariada, inmediatamente envió a Donato a un lugar muy remoto de nombre impronunciable.

¿Exigimos EXCLUSIVIDAD a nuestros clientes vendedores, pero no a nuestros proveedores de servicios? ¿Utilizamos la misma FORMACIÓN, HERRAMIENTAS, y TUTELAJE que la inmobiliaria que dista 600 metros de la nuestra?

Mayka DELGADO proporciona EXCLUSIVIDAD POR ZONA.

20 vistas