Comisiones inmobiliarias: ¿Cuánto cobran las agencias?.

Comisiones inmobiliarias: ¿Cuánto cobran las agencias?.




El sector inmobiliario español ha experimentado una profunda transformación en los últimos años. Uno de los segmentos que más ha notado el cambio es el de la comisión por intermediación inmobiliaria, pues ha visto cómo en paralelo a la extensión de Internet y de las nuevas tecnologías han aparecido distintas agencias online muy disruptivas. Estas compañías ofrecen a los clientes evidentes ventajas, como la reducción de los tiempos de venta del inmueble y un mayor control durante el tiempo que dura este proceso.


Por supuesto, son inmobiliarias que no cobran comisión al comprador. Su principal baza es de índole económica, ya que han establecido una amplia gama de honorarios que han revolucionado las tradicionales comisiones inmobiliarias. ¿Cómo ha repercutido esta estrategia comercial en el porcentaje de comisión por venta de inmuebles o en cuánto se paga de comisión inmobiliaria por alquiler?


La revolución de las comisiones inmobiliarias: Cuando la comisión por la venta de un piso es una cuota mensual

Como si de Netflix, HBO o Amazon Vídeo se tratara, en España existen ya agencias inmobiliarias online que permiten a los propietarios vender su vivienda a cambio de una tarifa mensual inamovible. Es el caso de Housell, que nació en 2017 con el objetivo de “cambiar las reglas del juego del sector y, sobre todo, generar valor para los clientes, innovando continuamente”. Así se expresa Guillermo Llibre, CEO de la compañía, quien explica que el coste de sus servicios es de 945 euros mensuales, una cantidad con la que los vendedores tienen acceso a distintas herramientas, como la realización de un reportaje fotográfico del inmueble, contacto vía chat con los potenciales compradores, marketing personalizado y difusión de su anuncio, entre otras.

Este modelo de negocio, según su experiencia, “hace posible que cualquier persona pueda vender su vivienda de manera sencilla, cómoda y transparente”. Además, permite ahorrar en comisiones inmobiliarias una media de 12.000 euros por cliente, “cantidad que antes debían pagar a las inmobiliarias en concepto de honorarios”. Asimismo, este empresario reconoce que gracias a la incorporación de la tecnología en el sector se ha conseguido reducir “de forma significativa” los tiempos de venta de un inmueble. En este sentido, argumenta que utilizando el software de la compañía, una vivienda en Madrid ha pasado de venderse en tres meses a 43 días, mientras que en ciudades como Barcelona o Sevilla el tiempo el tiempo de venta se ha reducido a los 60 días.


¿Y la comisión de intermediación inmobiliaria fuera una tarifa plana única?

Otras agencias online, como Nuik Inmobiliaria, cobran una tarifa plana única por operación, pero solo lo hacen una vez que se vende la vivienda. Este coste es del 2% del precio de venta final de la vivienda, como declara su CEO, Juan Merodio, quien también señala que la estrategia elegida “no encierra comisiones añadidas” ni genera “ningún tipo de riesgo para el vendedor”. “Solo cobramos cuando vendemos el piso, por lo que el propietario no tiene que pagar absolutamente nada”, matiza.


A cambio, durante el periodo en el que el inmueble está disponible los responsables de Nuik Inmobiliaria ponen a disposición del vendedor “a todo un equipo centrado en vender la vivienda en el menor tiempo posible y en las mejores condiciones”. En concreto, los propietarios cuentan con un asesor personal las 24 horas del día durante todo el año, además de asesoramiento de home staging, análisis con big data y certificados de calidad, lo que a juicio de Merodio supone “todo lo necesario para que el potencial comprador vea en ella la vivienda de sus sueños y se decida a comprarla”.


Una estrategia rompedora respecto a las comisiones inmobiliarias tradicionales: Cobro condicionado al tiempo de venta

¿Es posible vender una vivienda a través de Internet en menos de 90 días? El tiempo se ha convertido en un factor diferenciador en el modus operandi de algunas agencias online, que han visto en el cliente de reposición un nicho de mercado. ProntoPiso es el ejemplo pionero de este tipo de organización. Su cofundador, Diego Paradinas, comenta que esta compañía surgió para dar respuesta a aquellos clientes que tienen que vender sus propiedades actuales “en un periodo de tiempo ajustado para poder adquirir otras nuevas”. “Si transcurrido ese tiempo la vivienda no se ha vendido, la compañía entrega el 100% del precio del mercado del inmueble al cliente sin coste alguno”, aclara.


Para acceder a este servicio, los clientes aceptan una comisión del 5% sobre el precio final de venta. Pero estos honorarios sin escalables, estableciendo toda una guía de comisiones inmobiliarias. Así, desde esta compañía indican que cuentan con un segundo plan, “para aquellos que necesitan tener parte del dinero desde el primer momento”, motivo por el que les adelantan el 10% del importe de la vivienda cuando el propietario lo necesita le garantizan el resto en tres meses. Una medida por la que han establecido una comisión del 7,5%.

Asimismo, han pensado también en los propietarios que no tienen “tanta prisa en vender”, a los que han diseñado un plan estándar con una comisión del 4% del valor final de la operación que garantiza la venta de la vivienda “con la máxima profesionalidad, en el menor tiempo posible y al mejor precio”. ¿Cuándo se paga la comisión inmobiliaria por venta? Siempre cuando la operación está cerrada.


Las comisiones de las agencias de intermediación tradicional siguen siendo las mismas

La irrupción de las agencias online no ha hecho mella, de momento, en la política comercial que desarrollan la mayoría de las empresas que integran el sector de la intermediación inmobiliaria tradicional. En este sentido, Jesús Gil Marín, consejero delegado de Gilmar, adelanta que esta compañía “siempre, de toda la vida” ha cobrado una comisión del 5% en cada transacción. Es por ello que rechaza que las inmobiliarias online resulten más competitivas que las tradicionales, ya que “son son las que más garantías dan al cliente”. “Conviene comparar cosas similares y no es el caso. Por tipo de producto y nicho de mercado estas inmobiliarias cumplen una labor, pero es lo más alejado a una transacción con garantías”, critica.


De la misma opinión se muestra Mercedes Blanco, socia-directora de Fincas Blanco, quien afirma que su profesión tiene “un componente personal muy importante”, motivo por el que considera que los clientes requieren “profesionales detrás que les asesoren”. Respecto al cobro de comisión por venta de piso que aplican, asevera que esta inmobiliaria, que trabaja en exclusividad con el cliente, siempre ha cobrado “un porcentaje sobre el precio final que este quiere obtener por la venta”, el cual se incrementa “cuando el valor por el que se vende la vivienda es más alto”.


Por su parte, Elisabeth Hernández, directora de las oficinas de Barnes en Barcelona, reconoce seguir la irrupción de las agencias online “con interés”, especialmente en el uso que hacen “de la transformación tecnológica”. No obstante, afirma que estas agencias alternativas no afectan al segmento de viviendas en el que operan, la gama alta, “por lo que no las vemos competitivas ni han motivado que variemos las comisiones inmobiliarias que aplicamos”. Estas se mueven en torno al 4%-5% por venta.


¿Cómo serán las comisiones de las agencias inmobiliarias en un futuro? Fusión entre lo tradicional y lo novedoso

Los responsables de las agencias online consultados coinciden en percibir el gran peso y representación en el mercado de la vivienda que las inmobiliarias tradicionales ostentan en la actualidad. Sin embargo, también defienden que el cambio que ha experimentado el sector con la llegada de las nuevas tecnologías, “donde el gran beneficiario es el usuario”, obligará a estas organizaciones a reinventarse.


De hecho, desde Housell vaticinan que “de no hacerlo corren el riesgo de perder a unos clientes que han visto cómo la innovación hacía más fácil su vida”. Este paso lleva a pensar a otros profesionales que el futuro del sector pasará por la fusión entre el mercado inmobiliario tradicional y las agencias online. Así concluyen desde ProntoPiso, para cuyos responsables esa sinergia “es ya una realidad indisoluble que se acrecentará en los próximos años”, dadas las ventajas que ofrece a ambos tipos de actores.


Fuente: Pisos.com