Cómo mantener alejados a los ladrones de tu comunidad de vecinos.



El inicio del verano, y de las vacaciones, trae consigo una mayor actividad de los cacos en las viviendas. Pero igual de importante es tomar precauciones para “blindar” nuestro hogar, como cooperar con el resto de los vecinos para mantener alejados a los ladrones de nuestra comunidad. Porque cuando se trata de edificios residenciales, la seguridad en el hogar comienza, más que nunca, en el portal.


1. Es importante que todos los vecinos tengan por norma no abrir la puerta del portal a desconocidos, porque este gesto compromete la seguridad de todos.

Para prevenir robos es importante estar atentos y ser cautos semanas antes. Esto es, no permitir el acceso a nuestra casa a personas que, por ejemplo, digan representar a empresas y servicios que no hayan sido solicitados previamente.


"Es importante  confirmar la identidad de aquellos supuestos empleados de servicios y empresas solicitados (revisores del gas, fontaneros y electricistas, comerciales, etc.) antes de abrir la puerta", aconsejan desde Agremia (Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía).


Esta asociación recuerda que las inspecciones obligatorias de gas son comunicadas por carta por parte de la empresa distribuidora, para evitar estafas, robos o la manera de obtener información sobre los pisos (número de personas que habitan la vivienda, edad, distribución de las estancias, etc.).


2. Es aconsejable renovar las cerraduras de las viviendas y del portal cada cierto tiempo, ya que las bandas de delincuentes son cada vez más especializadas y están mejor organizadas.


3. La colaboración de los vecinos es fundamental. Por ello, es importante dar aviso a la Policía si vemos a personas desconocidas merodeando por la finca u observamos algún tipo de marca extraña en telefonillos o puertas. Una llamada a tiempo, aunque después sea una falsa alarma, no compromete a nadie.


4. En caso de obras en el edificio, si se han instalado andamios, la comunidad debe tener en cuenta que estos pueden servir de acceso a los distintos pisos, por lo que se aconseja poner alarmas o vigilancia.  Asimismo, es recomendable que cualquier operario que acceda a la finca esté acompañado por un responsable de la comunidad.


5. Las comunidades de propietarios que tengan en sus bajos locales comerciales(principalmente estancos, joyerías…) deben estar vigilantes a posibles ruidos extraños (taladro o pico), pues uno de los métodos más utilizados por los ladrones es el butrón realizado a través de los cuartos de limpieza o salas de calderas.


6. El portal no puede ser cerrado con llave desde el interior. El Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid), recuerda que las puertas de un edificio, en su sentido de salida, no pueden ser bloqueadas ya que contraviene la normativa del Código Técnico de Edificación, al ser vía de evacuación o de escape”.


7. La sustracción de vehículos de un garaje comunitario es también frecuente. Cuando vaya a acceder al mismo, espere a que la puerta se cierre para que ninguna persona desconocida pueda acceder al edificio.


8. Si la comunidad decide incrementar la seguridad del edificio, sepa que en el caso de instalación de cámaras de seguridad será necesaria la adopción de un acuerdo por las tres quintas partes de la totalidad de los propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de la totalidad de las cuotas de participación. “Ahora bien, si supone un complemente al servicio personal de seguridad creado anteriormente, será suficiente la adopción del acuerdo por mayoría simple”, dicen desde el CAFMadrid.


9. Es recomendable informar al portero, conserje o presidente de la comunidad de un teléfono de contacto, así como solicitarles que recojan la correspondencia del buzón.


10. Si con todo, encuentra la puerta abierta o una ventana de su vivienda rotanunca acceda a la misma. Llame de inmediato a la Policía y no toque nada hasta su llegada.


Fuente: Idealista