Cómo afectará la inminente recesión económica de EEUU al mercado de la vivienda.




En los últimos días las noticias negativas han avivado el temor a una recesión económica en Estados Unidos: la tensión comercial con China, el mal comportamiento del índice Dow Jones en lo que va de año o la curva del rendimiento de los bonos, que se ha invertido en una señal de que el mercado cree que es más arriesgo invertir a corto plazo que a largo plazo, lo que para los expertos significa una recesión futura.


Todo apunta a que la economía americana se dirige a una recesión y esto ¿cómo afectará al mercado residencial? Porque las recesiones no siempre tienen un impacto en la vivienda con la misma fuerza que el mercado laboral u otros sectores de la economía. De hecho, según datos de la firma ATTOM Data Solutions, en las últimas cinco recesiones sólo dos veces los precios de las viviendas cayeron: en 1990 y en la crisis de 2008.


De hecho, Javier Vivas, responsable en Realtor.com, señala que la curva de rendimiento invertida suele ser una señal de alerta para la economía, pero no cree que afecte al mercado inmobiliario como sí lo hizo en la crisis financiera de 2008. Asegura que el impacto a corto plazo que pueda tener en la vivienda es probable que no sea tan reactivo.


En su opinión, el mercado residencial suele funcionar bien durante las recesiones. Y echa la culpa al exceso de construcción de viviendas y a las hipotecas ‘subprime’ de la fuerte contracción del sector en la última gran crisis financiera. Desde entonces, EEUU ha experimentado justo lo contrario. Hoy en día en EEUU ocurre lo mismo que en España, la concesión de hipotecas es mucho más restringida, con lo que el mercado inmobiliario está en una situación más robusta.


En la actualidad, en EEUU el mercado de la vivienda cuenta con poca oferta y alta demanda, con lo que una recesión necesitaría hacer mella en la oferta de vivienda o en la demanda para tirar los precios abajo. Y esto es difícil que ocurra porque el desempleo es bajo y apenas hay stock de vivienda.


Es más, hace apenas un mes la firma Realtor alertó de la baja oferta de vivienda en venta, lo que puede llevar a un aumento del precio de las casas ante la pujante demanda que hay. A esto se suma la bajada de los tipos de interés, la primera desde 2008 y no se descarta qe haya más. Dentro del banco central estadounidense hay voces discordantes de cuáles son los próximos pasos a seguir. Mientras algunos están a favor de bajar tipos para impulsar la economía, otros son partidarios de dejar el precio del dinero inalterado al considerar que unos tipos bajos agravarían la situación económica.


Lawrence Yun, economista jefe de la asociación de agentes inmobiliarios Realtor, señala que es poco probable que los bajos tipos de interés eleven la inversión empresarial en un entorno económico tan nublado, pero que el sector de la vivienda sí que podría recibir un impulso gracias a la bajada del precio de las hipotecas.


Fuente: Idialista