AMA A TU CLIENTE Y CUIDA LA RELACIÓN.

AMA A TU CLIENTE Y CUIDA LA RELACIÓN.

Actualizado: 16 de sep de 2018




Muchas parejas creen estar enamoradas al conocerse; incluso muchas parejas creen amarse MUTUAMENTE y para siempre, y están convencidas de acabar sus días juntos; es más, en la gran mayoría de las ocasiones, piensan que la clave de la durabilidad de la relación está en las palabras “amar”, “para siempre”, “juntos”, “te quiero”...


¿Cuántas de esas parejas reparan en el MUTUAMENTE?


Como dicen Jorge Bucay y Silvia Salinas en su libro “Amarse con los ojos abiertos”, “enamorarse es amar la coincidencia, y amar es enamorarse de la diferencia”.


Con el indiscutiblemente necesario ingrediente del amor profundo y sinceramente desinteresado, ¡que levante la mano el que piense que una relación de pareja no se basa en el “quid pro quo”, es decir, en el “hoy por ti, mañana por mí”!


Desde nuestro punto de vista, una relación sentimental se basa por supuesto en la entrega; pero, sobre todo, en la MUTUA GENEROSIDAD; entender el conflicto del otro, el día malo del otro, la inseguridad del otro, la felicidad e infelicidad del otro; los problemas del otro; Y VICEVERSA. Y, muy, muy mucho, en aceptar que, quizás, no hemos actuado de modo correcto con el otro, y en reconocer que, tal vez, nos hemos equivocado y hemos provocado desazón.


¿Y todo esto por qué?


Porque está en juego el bien más preciado de una pareja: LA FELICIDAD.

La relación que mantienes con tus clientes no es tan ajena a todo la anterior; tenéis circunstancias distintas, intereses distintos, perspectivas distintas, estados de ánimo distintos, entornos profesionales distintos.


Pero, sin duda, tenéis un interés mutuo: la FELICIDAD de la COMPRA o la VENTA.

La relación con tu cliente es algo que tienes que regar día a día; regar con la alegría, regar con la confianza, regar con la lealtad, regar con la perseverancia, regar con la comprensión, regar con la empatía, regar con la paciencia; en definitiva, REGAR CON INTERÉS Y GANAS. Y si eso sucede, inevitablemente todo será MUTUO.


La exclusividad de tu cliente no es sólo un documento, está dentro de él.


Ama a tu cliente, cuida la relación, busca vuestra MUTUA FELICIDAD.


57 vistas